Company news

Learn more about our company

La configuración de objetivos de una campaña

Crear los objetivos a los que se debe enfocar una campaña online  resulta fundamental para poder evaluar si ésta va por buen camino de manera  concreta y cuantificable. Si necesitas configurar los objetivos de tu campaña, debes tener en cuenta ciertos requisitos básicos, que te permitirán trabajarlos en los informes que se realicen durante el seguimiento de la campaña. El primero de ellos, aunque parezca obvio, es asignarles un nombre que te permita reconocerlos fácilmente. El segundo aspecto básico a tener en cuenta es la definición de embudos de conversión, que te permitirán saber cual es el trayecto de los usuarios de la página hasta que deciden abandonarla, o consiguen el objetivo establecido. Para cada embudo de conversión podrás definir hasta 20 páginas. Finalmente, el tercer factor a tener en cuenta es la asignación de valores para calcular el ROI y la puntuación media, entre otras cosas. Un valor que no te puede faltar en tu cuenta es de la frecuencia con la que los usuarios que alcanzan un objetivo  acaban siendo clientes. ¿Cómo configurar objetivos? Si quieres editar los objetivos de tu campaña, es necesario que accedas a la pestaña de Administrador de tu Adwords, desde donde podrás clicar en Objetivos y crear un Objetivo. Si sigues los pasos que te marcan las sucesivas pantallas, acabarás el proyecto con éxito.  De todos modos, debes tener en cuenta que Google Analytics te ofrece plantillas previamente diseñadas para configurar objetivos útiles, que también son editables para su personalización.  Para usarlas, debes fijarte que se basan en 4 grandes categorías, en  función del objetivo que desees: Ingresos, adquisición , consulta e interacción. Elige la que encaja mejor con las necesidades de tu empresa.

Para qué sirve medir las conversiones

Cuando nos planteamos una campaña de marketing, fijamos una serie de objetivos que queremos conseguir y que, esencialmente, son algún tipo de interacción que se establece entre el visitante de nuestra web y la página. Pueden ser de cualquier tipo, desde una compra a una inscripción, y son lo que se conocen como conversiones. Cuando medimos las conversiones conseguidas por nuestra campaña de marketing, estamos obteniendo datos efectivos de su éxito y, especialmente, de la calidad y relevancia de lo que estamos ofreciendo a nuestros clientes. En otras palabras, hacer un seguimiento de las conversiones conseguidas por nuestra campaña nos permite saber qué anuncios, campañas y palabras clave nos aportan mayores ingresos y, por lo tanto, en qué aspectos podemos centralizar nuestra inversión para conseguir un mayor ROI. Cuando analizamos los resultados de las mediciones efectuadas, podemos saber si con las conversiones conseguidas hemos conseguido nuestros objetivos principales. Para empezar, sabremos si las palabras clave empleadas nos ayudan a conseguir que los visitantes hagan la acción que deseamos y cuales se relacionan con cada acción determinada. Así, podremos centrarnos en invertir en las que nos generan más beneficios. Igualmente, si queremos saber hasta que punto es efectiva la campaña que hemos planteado, debemos tener en cuenta las conversiones multidispositivo. Es decir, las que son fruto de un proceso en el que los usuarios hacen clic en nuestro anuncio en un dispositivo y realizan la compra después, desde otro dispositivo, y que se pueden consultar en la columna de total estimado de conversiones de la cuenta de Google Adwords. Con estos resultados, sabremos hasta que punto nos resulta rentable adaptar nuestra campaña a varios dispositivos de acceso, más allá del ordenador.

Las políticas de Google Adwords

A la hora de crear los anuncios que formarán parte de tu próxima campaña de marketing online, debes tener en cuenta las políticas publicitarias por las que se rige Google Adwords, y que pueden implicar que el sistema no llegue a publicar el anuncio, por no encajar en sus pautas establecidas. Estas políticas tienen en cuenta aspectos como el formato, el contenido y los enlaces, y es importante tener en cuenta que no están impuestas porque sí. Google Adwords las aplica a la hora de publicar los anuncios de una campaña para garantizar una mejor y más eficaz consecución de los objetivos publicitarios, tanto para los anunciantes como para los  clientes. Las políticas de editorial y formato de Google Adwords se centran en las tres primeras líneas del texto del anuncio a publicar. Imponen un número determinado de caracteres para el título, el texto y la URL, y otros aspectos formales. Por ejemplo, los precios gratuitos o con grandes descuentos que se ofrezcan en uno de estos anuncios, deben expresarse claramente y ser fáciles de acceso, con uno o dos clics. De igual modo, es importante evitar el uso incorrecto de exclamaciones, que no pueden aparecer en el título y que sólo pueden ponerse de una en una en el texto. En cuanto a la política de contenido de Google Adwords, es importante aclarar que hacen referencia al tipo de productos o servicios que se anuncian, evitando algunos en concreto. De esta manera, hay que destacar que se prohíbe la promoción de determinadas armas o recursos para superar controles de alcohol o drogas. Finalmente, destacamos que tus anuncios de Google Adwords deben tener en cuenta las políticas de enlace establecidas, que se centran esencialmente en la necesidad de que exista una URL visible concreta, y unos enlaces que faciliten el acceso y la salida de la página.

Los criterios editoriales de Google Adwords

Si estás preparando tu próxima campaña de Google Adwords, y tienes que escribir los anuncios de texto que vas a usar, es importante que sepas cual es la política editorial de Adwords a la hora de publicarlos. Te damos algunos consejos prácticos. Para empezar, debes tener cuidado con el uso de signos  de puntuación, letras y números en la redacción. Por mucho que quieras llamar la atención de tus posibles clientes, no se validará un anuncio en el que haya una combinación excesiva de exclamaciones, números y letras. Por supuesto, Google Adwords exige unos requisitos de ortografía y gramática, lo que implica que uses frases bien construidas y claras, además de correctas. Por supuesto, sólo puedes usar mayúsculas cuando es normativamente correcto, aunque quieras llamar la atención del cliente con palabras como MEJOR o GRATIS. Igualmente, Google presta especial atención a la forma de los anuncios. Así, no podrás repetir una palabra t res veces o más en la misma línea o reclamos con superlativos, para enfatizar la calidad del producto. Con estas expresiones, se puede acabar cayendo en el engaño al cliente. Lo mismo sucede con los reclamos competitivos, es decir, no puedes afirmar que tu producto es mejor que otro sin poder demostrarlo. Sólo podrás  decirlo si acompañas la afirmación con comparativas en tabla o un análisis competitivo. Por supuesto, es importante que cuides tu expresión. Los mensajes que no aportan nada al producto, por ejemplo, “haga clic aquí” y el lenguaje ofensivo o inapropiado están completamente prohibidos en los anuncios de Google Adwords, que deben pasar el  filtro para su validación. Siguiendo estos consejos a la hora de redactar los anuncios de texto de tu campaña, no tendrás ningún problema para que el sistema los valide y se puedan publicar sin problemas, siguiendo su línea editorial.

Los efectos del quality score en una campaña

 

 

Medir con exactitud el quality score o nivel de calidad de una palabra  nos servirá para ver su influencia en diversos elementos de nuestra cuenta de Google Adwords, condicionando su desarrollo.

Para empezar, tener un buen quality score hace que sea mucho más fácil que la palabra clave que nos interesa entre en la subasta de anuncios y que, además, nos salga más económica. Pero ésta no es su única ventaja ya que, siguiendo con el tema económico, merece la pena resaltar que un alto quality score nos va a aportar que nuestro CPC real sea más bajo. Es decir, cuanta más calidad tenga la keyword que nos interesa, menos pagaremos por cada clic que reciba nuestro anuncio.

Y las ventajas siguen, conseguir un buen quality score también nos da otra oportunidad clave para nuestra campaña, ya que también favorecerá que nuestro anuncio se publique en la parte superior de la página, con las ventajas que esto significa para la campaña. Igualmente, poder presumir de un buen quality score significa que podremos posicionar nuestros anuncios mucho mejor, y proporcionalmente más alto en la página.

En conclusión, cada vez que nos planteamos la influencia del quality score, es importante que tengamos muy claro su efecto positivo en el coste de nuestra campaña y su funcionalidad a la hora de conseguir un buen posicionamiento y, por lo tanto, una mayor efectividad. Si, además, los anuncios son pertinentes en relación con lo que busca el usuario, veremos como aun obtenemos más beneficios, gracias al aumento de clics y al consecuente mejor posicionamiento que conseguiremos. Por lo tanto, un buen quality score es uno de los pilares del éxito de una campaña

Los principales errores al usar Google Adwords

 

 

Si no eres un profesional de Google Adwords y quieres gestionar este sistema para llevar a cabo una campaña de éxito, debes tener cuidado de no caer en los errores más habituales que cometen la mayoría de anunciantes.

El uso de las palabras clave es uno de los errores principales que puedes cometer al intentar gestionar tu campaña de Google Adwords. Para empezar, debes ser consciente de que la relevancia es un factor clave. Por lo tanto, es importante que no uses keywords con concordancia amplia, ya que nunca te proporcionarán un tráfico relevante,  que es el que te interesa para rentabilizar la campaña. De igual modo, es recomendable que no hagas una lista demasiado larga de palabras clave para un mismo grupo de anuncios, ya que te hará mucho más difícil su gestión.

Igualmente, el CPC de una campaña es otro de los factores clave que pueden suscitar errores importantes para una campaña de Google Adwords. Si piensas que aumentar el CPC te hace aumentar el Quality Score, lamentamos decirte que puedes estar equivocado  y llevar a cabo una estrategia poco eficaz. ¿Estás tentado a bajar el CPC de tu campaña en seguida? Éste también es uno de los grandes  fallos que puedes cometer en Google Adwords, ya que no le darás tiempo al sistema a analizar la campaña y aumentar el Quality Score.

¿Otro error que debes evitar? La no elaboración de tests. Si realmente quieres sacar el máximo rendimiento a una campaña, debes testear sus resultados de manera constante para poder ir probando nuevas ubicaciones y palabras clave que mejoren su rentabilidad. Además, si testeas teniendo en cuenta la hora del día, podrás saber cuándo el CTR ha sido más alto o cuando se ha producido un mayor número de conversiones. Por supuesto, son informaciones básicas para el resultado final de tu campaña.

¿Y tú? ¿Te sientes identificado en alguno de estos errores?